Artículo 2 ley 35/2006 – Objeto del impuesto.

“Constituye el objeto de este Impuesto la renta del contribuyente, entendida como la totalidad de sus rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta que se establezcan por la ley, con independencia del lugar donde se hubiesen producido y cualquiera que sea la residencia del pagador”.

Art. 2 Ley IRPF

La ley no define la renta globalmente considerada, sino que hace una enumeración de las cantidades que conforman esas rentas:

  • Rendimientos -> Que proceden:
    • Del trabajo.
    • Del capital.
    • De las actividades económicas.
  • Ganancias y pérdidas de patrimonio -> Que proceden de:
    • La transmisión de un bien o derecho.
    • Los premios del juego.
  • Imputaciones de renta.

Las imputaciones de renta no existen realmente; en este concepto el legislador imputa unas capacidades económicas que deben tributar.  En este curso solo vamos a estudiar la imputación de rentas inmobiliarias (IRI).  Cuando el contribuyente tiene un inmueble distinto a la vivienda habitual (el típico chalet en la playa) que no está productivo (por ejemplo en alquiler) y aunque no genere ingresos reales a su dueño, el legislador opina que debe tributar.

“Con independencia del lugar donde se hubiera producido” significa que si el contribuyente está sujeto, aunque gane rentas en el extranjero, debe incluirlas en el impuesto.

“Y cualquiera que sea la residencia del pagador” significa que una vez que se determina que un contribuyente reside en España, tiene que tributar por toda su renta universal aunque esa renta la obtenga de un extranjero.

El impuesto está cedido al 50% a las comunidades autónomas.  La cesión no sólo es de dinero, sino que también se ha cedido una cierta capacidad normativa, aunque la competencia de este impuesto es nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *